La memoria usb más pequeña tiene truco


Si eres el afortunado propietario de una memoria flash usb de la marca EMTEC modelo S100(anunciada como la más compacta del mercado), estás de suerte. Ya tengas el modelo de 4, 8 o 16 GB podrás ampliarle el espacio sin tener que renunciar a su compacto diseño.Compré uno de estos pendrives por su tamaño, ya que quería utilizarlo en un sitio muy compacto, y debido a un error de fábrica me animé a investigar cómo desmontarlo, encontrando el secreto que guarda ese aparato en su interior:

Un lector de tarjetas micro-SDHC normal y corriente.

A continuación explico cómo llegué a este descubrimiento y cómo puedes desmontarlo tú mismo para cambiar la tarjeta.

El problema apareció al conectar el pendrive al ordenador en Linux, no aparecía por ningun lado la unidad, pese a que en la lista de mensajes dmesg sí que se detectaba. Probando con Windows, aparecía la nueva unidad pero como que no tiene disco o tarjeta insertada.

Consultando la web oficial me confirmó que, atendiendo al diseño del aparato, podría tratarse de un simple lector de tarjetas:

La llave USB más pequeña de EMTEC, « S100 », es una combinación óptima de una tarjeta micro SDHC con un lector USB 2.0 en miniatura. Una llave USB ideal para utilizar y conectar a su notebook.

El siguiente paso era desmontar el lector, ya que la tarjeta podría haberse movido o estar dañada. El fabricante tampoco explica en ningún documento cómo llegar hasta la tarjeta. Está claro que en la parte de plástico que queda fuera del equipo no cabe ningún tipo de tarjeta, ni siquiera un chipet flash SMD de los que se montan en las placas compactas.

El único sitio lógico que se me ocurrió en el que podía estar, era en el plástico blanco del conector usb, y tras darle unas vueltas para ver como desmontarlo, me llamó mucho la atención la pestaña que tiene el aislante metálico del conector. Usando un destornillador plano para soltarla y jugando un poco con un par de topes de plástico que tiene en los laterales, conseguí quitar la cubierta, y este es el resultado:

En mi caso el problema resultó ser que la tarjeta estaba dañada, tenía una grieta que la partía por la mitad, para ser exactos. Tras cambiarla por otra, funcionó a la perfección.

Este lector lee tanto tarjetas SD como SDHC, lo probé con una SD de 2 GB y con una SDHC Class 10 de 8 GB. Así que si se te queda pequeña en el futuro, con adquirir una tarjeta de mayor capacidad es muy probable que siga funcionando con total normalidad. También es una buena opción para los que adquieran el modelo más pequeño de 4GB y quieran pasarla al modelo tope de gama o busquen mayor velocidad de escritura (Class 10, por ejemplo).

Espero que esta información os sea útil. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *